martes, 23 de octubre de 2012

Skarbrand, el exiliado

Skarbrand, el exiliado



El Devorador de Almas Skarbrand fue uno de los más poderosos demonios del dios Khorne. Fue mariscal de sus huestes y nadie recibió mayores favores y honores del Dios de la Sangre como él. Skarbrand estaba tan orgulloso de si mismo que fue sencillo para Tzeench seducirle y avivar las brasas de su arrogancia. Un día, cuando Khorne le daba la espalda y su atención estaba en otro lugar, Skarbrand cegado por su ira, golpeó al Dios de la Sangre en un poderoso ataque. Pese a su descomunal fuerza demoniaca, Skarbrand solo consiguió hacer una pequeña grieta en la armadura del Dios de la Sangre a la vez que atraía la terrible furia de Khorne.

Encendido por la ira, Khorne agarró al demonio por el cuello y maldiciendo su nombre le quitó toda su personalidad, dejándole solo la ira que le había inducido a atacarle. Desde lo alto de la torre más alta de la Ciudadela de Bronce, Khorne lanzó a Skarbrand a las profundidades del Reino del Caos, desterrando al devorador de almas. Durante ocho días y ocho noches Skarbrand estuvo cayendo en sus profundidades, como un ardiente cometa atravesando el inalterado cielo. El impacto del aterrizaje del devorador de almas creó un cañón en el paisaje y sus alas quedaron hechas jirones. Desde este fatídico día, Skarbrand ha vagado por los reinos mortales e inmortales, intentando ahogar sus pecados en la sangre de los muertos.

Atrapado en ese instante de ira durante su traición, Skarbrand se ha convertido en la encarnación de esta, una furia inquieta que no se puede frenar. Por donde Skarbrand pisa, el orden se transforma en anarquía haciendo que aquellos que se cruzan en su camino sucumban al odio y al salvajismo.

En toda la historia nadie ha servido mejor al Señor de los Cráneos que Skarbrand. Ha recolectado montones y montones de cráneos para Khorne. A pesar de haber caído en desgracia, ha encabezado las legiones de Khorne en su lucha contra otros dioses y contra reinos mortales  y pese a ello Khorne sigue negándose a liberarle de su decreto de odio.

Para más información sobre Skarbrand pasaros por La biblioteca del viejo mundo sobre información de Warhammer y por Wikihammer 40K para información de Skarbrand en Warhammer 40000.
 

La miniatura de Skarbrand

No existe en la actualidad miniatura de Skarbrand comecializada por Games Workshop. La miniatura que muestro hoy ha sido realizada por mi hijo y a petición de Goblinoide, cuando hablaba del Príncipe Demonio, la muestro (después de convencerle).
 
Skarbrand, mejor miniatura en el XVI concurso de pintura de las tiendas Games Workshop
 
 
Como ya dije en esa entrada mi hijo quería tener una miniaura que representara a Skarbrand el Exiliado, en principio para jugar a Warhammer. Después de mucho discutir con él y convencerle de que le sería más fácil transformarlo a partir de una miniatura de plástico que hacerlo partiendo de un Gran Demonio de Khorne de metal (por aquel entonces ya qu ahora es de resina) se puso a hacerlo partiendo de las piezas que vienen en la caja del Príncipe Demonio
 
La transformación es bastante simple, estropear algo las alas ya que después de la caida de Skarbrand éstas quedaron hechas jirones, no ponerle cola ya que como buen Devorador de Almas no tienen y ponerle dos hachas, Masacre y Aniquilación. La caja sólo trae un hacha por lo que tuvimos que comprar otra. Para ponerla, se corta de la mano, se redondea un poco el mando para quitar los cortes y se coloca sobre el brazo izquierdo que trae sin armas y con la mano abierta.
 
Skarbrand, el exiliado
 
Para pintarlo, cómo indiqué ayer a Feuermann cuando hablaba sobre la pintura de los Desangradores, uso el aerógrafo dando en las parte más oscuras y sobreadas primero negro y en las parte más iluminadas blanco y sobre ellos aplicó Red Gore (creo recordar) y Blood Red (eso seguro para las luces finales). Para aceptuar las sombras, algunos efectos y arreglar algunas imperfecciones de la pintura con aerógrafo, empleó diversas tintas.
 
Las alas y el taparrabos están hechos con varíos morados y rosas pero no sabría decir ahora cuales.
 
Skarbrand, el exiliado
 
Los dorados están realizados con pinturas de Vallejo y con tintas de Games Workshop
 
Skarbrand, el exiliado
 
La peana está hecha con corteza de pino y las calaberas proceden de la caja de su hermano (otro hijo mío) de los Condes Vampiro.
 
Skarbrand, el exiliado

La miniatura obtuvo el premio a la Menor Miniatura Grande de Warhammer y además fue Campeón Absoluto de la categoría de Jóvenes Promesas. 

Skarbrand, el exiliado
 
Me gustaría completar este artículo con vuestros comentarios. Además si lo consideras interesante para tus amigos, seguidores y conocidos compártelo utilizado los botones sociales situados en el pié del artículo.

Artículos relacionados:

Príncipe Demonio
 
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Google