miércoles, 2 de febrero de 2011

Eldar Avatar

Avatar de Khaine

Los Avatares son encarnaciones del Dios Eldar de la Guerra, Khaela Mensha Khaine. Durante la Caída de los Eldar, Khaine luchó con Slaanesh poco después de su nacimiento, a raíz de la destrucción de los dioses Eldar. Durante la batalla, la esencia de Khaine fue desmembrada y dispersada a través de la Galaxia, llegando cada porción a cada uno de los corazones de los mundos astronave Eldar. Cada porción tomó una forma metálica parecida a una inmensa estatua de metal, permitiendo que en el futuro los Eldar pudieran invocarle cuando fuera necesario.

En lo más profundo de cada uno de los mundos astronave hay una cámara de hueso espectral que permanece sellada. En su interior hay un trono de lava en el que se sienta el avatar del Dios de la Mano Ensangrentada, una aterradora estatua de hierro. Sus ojos entrecerrados revelan un frío vacío, como si no fuera más que un caparazón.

Cuando el mundo astronave se prepara para la guerra, la cámara (cuya receptividad psíquica es formidable) empieza a vibrar más y más fuerte cuanto mayor es el ansia de sangre de los Eldars. En respuesta a este sentimiento, la sangre del avatar se convierte en fuego y este empieza a brillar. El hierro fundido se derrama en sus venas, por lo que cruje y sisea como una fundición.

A través del desnudo costillar de hueso espectral sale un rugido psíquico que se oye en todo el mundo astronave. Impelidos por este grito de batalla, los exarcas llevan al Joven Rey hasta la cámara. Allí, frente a la puerta, permanece desnudo, con todo el cuerpo pintado con las runas de Kaela Mensha Khaine y con una corona de espinas en la cabeza. Al tiempo que aumenta la intensidad de la ceremonia, el Dios de la Mano Ensangrentada empieza a despertar. Cada Eldar siente cómo crece en su interior la insana sed de sangre del avatar hasta que, finalmente, las puertas de bronce de la sala del trono se abren de par en par. La luz que sale del interior es tan brillante que ciega incluso las conexiones neuronales, y el sonido del hierro al fragmentarse es ensordecedor. El Joven Rey entra en la sala del trono para aceptar su destino (la muerte) mientras las puertas de bronce se cierran tras de sí. 

Para saber más pasaros por Wikihammer 40K.

La miniatura del segundo Ávatar de los Eldar

Una figura que siempre me pareció espectacular fue el Eldar Avatar o Ávatar de los Eldar en Warhammer 40000. Hace unos meses hablé del primer Ávatar. Pues años después, en 1993 dio un estirón hasta los 60 mm. Le quitaron la lanza que portaba y se la sustituyeron por una espada. La figura era enorme para la época, solo rivalizaba con Nagash en tamaño.
Segundo Ávatar de Jes Goodwin

Segundo Ávatar de Jes Goodwin

La igual que la anterior esta vino de la mano de Jes Goodwin y apareció en 1994 en el Black Catalogue . La tengo sin pintar y todavía en la caja en la que la compré.
Despiece del segundo Ávatar Eldar de Jes Goodwin


Hay una figura extremadamente limitada que salió anunciada en el número 168 de la edición americana de la revista White Dwarf. Esta figura es una Ávatar cromado y parece que solamente se hicieron 10 (desconozco si la promoción se extendió a otros países). Jamás la he visto a la venta en ningún sitio. La figura era conseguible por sorteo. Esta es la foto que apareció en la revista.
Portada del número 168 de la revista White Dwarf

Ávatar dorado de edición limitada

 PD: Por error había puesto la entrada en el blog que no correspondía. Perdón

2 comentarios :

  1. 60 cm?? Querrás decir mm xD Que 60cm no es un avatar, es un hypertitán xD

    La verdad es que yo me he enfrentado a ese avatar, y me mola mucho la mini, sobre todo para lo antigua que es.

    ResponderEliminar
  2. eeehh, si, eso quería decir. Ya está corregido. Gracias por el aviso.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Google